Navidad

Receta de Roscón de Reyes, y mi día preferido del año

Roscón de reyes

Si existe un día durante la Navidad que me guste es, sin lugar a dudas, el día de Reyes y la noche previa. La Navidad con el paso del tiempo y a medida que nos faltan seres queridos termina por ser una época de mucha nostalgia, pero la noche de Reyes es la noche más mágica del año, es la noche de los sueños, y de los niños. Desde que me vine a vivir a Portugal no siempre puedo pasar el día de Reyes con mi familia, pero aún así, mantengo las tradiciones y cumplo de manera rigurosa el ritual previo al día más especial del año…

Y en toda mañana o noche de Reyes, en mi casa los regalos siempre se han dado después de ver la Cabalgata, no puede faltar uno de mis dulces preferidos, el Roscón de Reyes. En España se come única y exclusivamente ese día, aunque ya se empiezan a ver roscos en los supermercados desde fin de año. En Portugal no ocurre así, nuestros vecinos lusos tienen un postre parecido al nuestro, que comen durante todas las fiestas, se llama Bolo de Rei, o Bolo da Rainha, ninguno de los dos llevan crema, aunque sí frutos secos y frutas escarchadas.

¿Y cuál es el origen del Roscón de Reyes? Pues tiene un origen pagano. Al parecer en el siglo II A.C se celebraba una fiesta a mediados de diciembre cuyo nombre era “Las Saturnales”, en honor a Saturno, dios de la agricultura. Era un periodo de fiesta, y se comía algo parecido a nuestro rosco actual, una torta hecha con miel y frutos secos.  La haba se consideraba un símbolo de fertilidad y prosperidad, por eso se introducía en el postre como “amuleto” de buena suerte para el afortunado que la encontrara. Cuando el Cristianismo se impone como religión en el Imperio Romano se mantiene la costumbre de este postre, adquiriendo con el tiempo la forma de rosco.

En cuanto a sabores, a mí me encanta el de nata, clásico en mi familia, el preferido de mi madre y el más vendido en todas las confiterías, pero también está buenísimo el de crema pastelera y el de trufa.

No os miento si os digo que la receta del roscón de Reyes es fácil, pero es posible.

Roscón de Reyes

  • Raciones: 20-30
  • Hora: 240mins
  • Dificultad: difícil
  • Imprimir

Ingredientes para el Roscón de Reyes (receta del libro Pan Casero Ibán Yarza)

Prefermento (para hacer el día antes)

90 gr. de harina de fuerza

50 gr. de leche

2 gr. de levadura fresca de panadería

Masa

Prefermento

340 gr. de harina de fuerza (en Portugal Farinha de Trigo tipo 65)

120 gr. de leche entera

3 cucharaditas de ron

2 cucharaditas de agua de azahar (unos 20 ml)

2 huevos

80 gr. de azúcar fino especial para repostería

60 gr. de mantequilla

15 gr. de levadura

5 gr. de sal

Corteza de medio limón y de media naranja

Canela (opcional, yo no la pongo)

Para la decoración

Yema de huevo

Fruta escarchada, almendras, azúcar perlada especial para Roscón

Nata montada para el relleno

Elaboración del Roscón de Reyes

El Rosco de Reyes hay que hacerlo con tiempo y con algo de previsión, tenemos que hacer el prefermento el día anterior, o mínimo 4 horas antes, y dejarlo toda la noche fermentar, para ello mezclamos la harina, la leche y la levadura, hacemos una bola y la dejamos reposar en un bote hermético.

Infusionamos la leche, la cocemos junto con la piel de los cítricos y pasados 5 minutos retiramos del fuego, tapamos el cazo y dejamos aromatizar hasta el día siguiente.

Al día siguiente…

Colamos la leche, y añadimos el ron y el agua de azahar de tal forma que sumen 120 gr. de líquido, podemos completar incorporando algo más de leche.

En un bol mezclamos el prefermento, la leche, el azúcar, los huevos, la levadura y la sal. Mezclamos muy bien y dejamos que la masa repose durante diez minutos.

Pasado este tiempo comenzamos a amasar, añadimos la mantequilla poco a poco, mezclamos plegando la masa sobre si misma, al final del proceso tenemos que obtener una masa suave y brillante. La ponemos en otro bol engrasado y dejamos que fermente hasta doblar el volumen. En mi caso fue unas dos horas.

Pasado este tiempo, colocamos la masa sobre nuestra mesa de trabajo y la plastamos una y otra vez para quitar todo el aire o gas acumulado, volvemos a hacer una bola y la dejamos reposar otros 15 minutos.

Ahora vamos a darle la forma de roscón. Con cuidado hacemos un agujero en el centro de la masa y poco a poco vamos abriéndolo, metemos las dos manos y vamos que vaya estirando sobre su propio peso. Si vemos que la masa se desgarra la dejamos reposar 10 minutos y continuamos.

Una vez formado el rosco, lo cocamos sobre papel de hornear y lo pincelamos con huevo, lo dejamos fermentar nuevamente unas dos horas. Una vez haya fermentado, volvemos a pincelarlo y colocamos la decoración que más nos guste. Lo llevamos al horno precalentado a 190º durante 25 minutos aproximadamente, colocamos un papel de aluminio por encima si vemos que se dora demasiado.

Pasado este tiempo lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla, cuando esté completamente frío lo abrimos con mucho cuidado con ayuda de un cuchillo y lo rellenamos con nata previamente montada. A disfrutar.

¿Os gusta el Día de Reyes? ¿Coméis Roscón?