Navidad

Polvorones navideños, el poder de la tradición

polvorones y mantecados

Estamos en época navideña, nuestras ciudades ya se visten de color, se llenan de luces, los escaparates se engalan, es Navidad. Y una de las mejores cosas que podemos hacer en estas fechas, además de estar con nuestra familia, es comer. Me encantan los dulces navideños, y los polvorones y mantecados no pueden faltar en una mesa española.

Los mantecados y polvorones tienen su origen en el siglo XVI en Andalucía, probablemente propiciado por el excedente de cereales y manteca de cerdo. Existen diversas teorías sobre si el mantecado surge en Estepa o en Antequera, principales productores de los mantecados que consumimos hoy día.

En la historia de los mantecados y su comercialización hay un nombre que destaca, Filomena Micaela Ruiz Téllez, conocida “La Colchona”. Esta señora empezó a venderlos a través de su marido, que tenía la profesión de cosario de Estepa a Córdoba, tan buenos eran que rápidamente se hicieron populares.

Polvorones navideños

  • Raciones: 20-25
  • Hora: 120 mins
  • Dificultad: fácil
  • Imprimir

Ingredientes para la receta de los polvorones (receta de Eva Arguiñano)

500 gr. de harina de buena calidad

235 gr. de manteca de cerdo de buena calidad

100 gr. de azúcar glasé

1 cucharada de aguardiente

1 cucharadita de canela

azúcar glas (para la decoración)

 

Elaboración de los polvorones navideños

polvorones caseros Extendemos la harina sobre una bandeja de horno y la tostamos a 110ºC durante 1 hora hasta que esté seca, las temperaturas varian muchísimo de un horno a otro, así que la temperatura puede oscilar desde los 100º hasta los 120º. Hay que removerla cada cierto tiempo, la queremos tostadita, no quemada. La retiramos del horno, la dejamos enfriar y la tamizamos, de esta forma la masa no nos quedará con grumitos.

A continuación, vertemos la harina, la manteca, el azúcar, el aguardiente y la cucharadita de canela en un recipiente. Comenzamos a amasar hasta que todos los ingredientes estén perfectamente integrados y tengamos una mezcla homogénea.

Colocamos la masa en papel transparente y hacemos con ella un cilindro de 5 cm. de diámetro, llevamos al frigorífico durante una hora.

Cortamos nuestros polvorones con 1 cm. de diámetro aproximadamente y los colocamos sobre una bandeja de horno con un papel de hornear, los horneamos a 190º grados durante unos 10 minutos.

Pasado este tiempo, los sacamos del horno y los dejamos enfriar por completo sobre una rejilla, una vez fríos los espolvoreamos con el azúcar en polvo y los envolvemos uno a uno en un bonito papel.