Bizcochos

Bizcocho Perfecto: lo que debes hacer y lo que NUNCA al hornear

bizcocho de vainilla y caramelo

Preparamos los ingredientes para conseguir un bizcocho perfecto, seguimos todos los pasos al pie de la letra, nos estudiamos la receta, metemos nuestra masa en el horno y…HORROR, el bizcocho no es ni por asomo lo que habíamos imaginado, y no existe parecido alguno con la imagen de la receta. ¿Qué ha pasado? ¿Es la harina? ¿El error ha sido al batir? ¿Es la temperatura del horno? Comparto con vosotros pequeños consejos para hacer un bizcocho perfecto,  trucos que he ido aprendiendo a lo largo de los años y que a mí me funcionan muy bien.

Hornear: Los 5 pasos imprescindibles para conseguir un bizcocho perfecto

bizcocho-de-limón-y-arándanos

 

  1. En primer lugar, importantísimo, la TEMPERATURA del horno. Siempre lo digo, cada horno es un mundo, las temperaturas no son siempre las mismas de un horno a otro. Por eso es fundamental comprar un termómetro de horno y hacer una “prueba de la verdad” así la llamo yo, descubriréis si vuestro horno calienta realmente a 170º grados o a 120º (caso verídico). El horno hay que precalentarlo normalmente 15 minutos antes de empezar a hornear, los bizcochos siempre se sitúan en el medio y a media altura.
  2. Seguir la receta al pie de la letra, hornear un bizcocho es un proceso químico, cada paso de una receta está para seguirla, en repostería el orden de los factores sí que altera el producto. Si la receta, por ejemplo, nos dice que tenemos que batir los huevos durante 5 minutos probablemente sea para que el bizcocho gane esponjosidad, si no cumplimos este paso el resultado será malo, es sólo un ejemplo pero hay muchos más.
  3. Utilizar siempre el molde adecuado, el que nos indica la receta, en el caso de tener dudas es siempre mejor preguntar. Si la receta indica tres moldes de 15 cm para un layer cake probablemente el objetivo sea conseguir una tarta alta, si usamos moldes con un diámetro mayor el resultado será diferente, obtendremos una tarta mucho más baja, plana y demasiado cocida. Los moldes se engrasan o bien como toda la vida, con mantequilla y un poquito de harina, o con spray antiadherente.
  4. Utilizar ingredientes de calidad, un buen resultado también depende de una buena harina, especial para repostería, y de un buen azúcar, normalmente fino especial para postres. Mucho cuidado a la hora de agregar la harina, si la batimos demasiado el bizcocho perderá esponjosidad, la harina siempre se añade poco a poco, tamizada y con movimientos muy suaves hasta integrarla. En cuanto a la mantequilla, no es lo mismo margarina que mantequilla, una es vegetal y la otra de origen animal, la elección de una u otra influirá en el sabor y resultado final por ello siempre es conveniente usar el producto que la receta indique. Los ingredientes han de estar siempre a temperatura ambiente, principalmente huevos y mantequilla.
  5. Utiliza siempre la balanza o peso electrónico. Si hemos apuntado que el horneado de un bizcocho es un proceso químico, cada gramo de un ingrediente cuenta. Si tenéis duda sobre cuánto es una “cucharadita” por ejemplo, preguntar siempre, en repostería no se deja nada al azar. Mucha atención a la hora de añadir la levadura, no por agregar más levadura nuestro bizcocho saldrá más esponjoso.

5  Cosas que NUNCA tenéis que hacer a la hora de hornear un bizcocho

receta-bizcocho-perfecto

  1. Nunca, jamás, abrir la puerta del horno hasta que hayan pasado al menos ¾ del tiempo de horneado, es decir, unos 35-40 minutos. Puede ser un auténtico desastre. Si el bizcocho baja mucho una vez horneado, prueba a abrir la puerta del horno un poco y deja que el calor vaya disminuyendo, así evitamos un cambio brusco de temperatura. Si el bizcocho se hunde en el centro es que la temperatura del horno es demasiado baja.
  2. Dejar masa a la espera de ser horneada fuera del horno. Hacemos y horneamos.
  3. Poner demasiada masa o mucha levadura, lo que ocurrirá es que la masa se desbordará, nunca llenar más de ¾ del molde.
  4. Nunca desmoldar el bizcocho recién salido del horno, se partirá, seguro, como regla general dejar templar siempre unos 10 minutos, después lo pasamos a una rejilla y dejaremos que se enfríe por completo antes de degustarlo o de decorarlo.
  5. Nunca lleves el molde de silicona directamente al horno sin colocar previamente una bandeja, una vez lleno es muy difícil transportarlo.

Otros consejos importantes para logar un bizcocho perfecto

  • Utilizar huevos ecológicos o de gallinas criadas al aire libre dará más color a nuestras masas y el sabor es diferente.
  • Las harinas se han de tamizar siempre para que le mezcla quede perfecta y homogénea.
  • Si olvidamos sacar la mantequilla y a la hora de cocinar aún está muy dura, meterla unos segundos en el microondas es buen truco.
  • Una pizca de sal en nuestros bizcochos potenciará su sabor final.
  • Para que nuestro bizcocho esté tierno y jugoso durante días existe un truco que es envolverlo bien en film transparente y llevarlo al frigorífico.
  • Utilizar siempre una lira para nivelar nuestros bizcochos.
  • Por regla general, si la receta no dice nada, el tamaño de huevos es M, unos 55-60 gramos por unidad.
  • Una cucharadita de café expresso potencia el sabor de los bizcochos de chocolate.
  • La temperatura adecuada para hornear un bizcocho es siempre 180º.

Quizás conozcas otros trucos para conseguir el bizcocho perfecto, te animo a que lo compartas en los comentarios o en mi cuenta de Facebook en la que me puedes seguir.