Galletas

Galletas Springerle de Fresa y Menta

Galleta perfecta

Muchas amistades y conocidos me han preguntado por estas galletas, mis galletas Springerle de Fresa y Menta, que son auténticas obras de arte. Hoy explicaré de qué se trata con esta magnífica receta. Las galletas Springerle son típicas alemananas, se hacen principalmente en Navidad, aunque yo las hago en cualquier altura del año. Los moldes suelen ser de madera y son imágenes talladas con muchos detalles, esta técnica de estampado en galletas puede proceder de los moldes que se usaban en las tradiciones cristianas para marcar el pan sacramental, el que se usa durante la Liturgia. Los primeros moldes mostraban imágenes y motivos religiosos, por ejemplo escenas bíblicas, pero también imágenes del campo, de la vida cotidiana, de animales, etc…Son unas galletas ideales para regalar y preciosas.

Galletas Springerle de Fresa y Menta

  • Raciones: 30-35
  • Hora: 120 mins
  • Dificultad: media
  • Imprimir

Ingredientes para hacer las Galletas Springerle de Fresa y Menta (receta adaptada del blog Cukiart Valencia)

¼  de cucharadita de Hartshorn o carbonato de amonio ;

Una cucharada de leche

3 huevos grandes a temperatura ambiente

Una pizca de sal

340 gr. de Icing Sugar

57 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

Media cucharadita de aroma concentrado de anís, de limón, de naranja…

400 gr. harina

50 gr. de Maizena

Elaboración de las galletas Springerle de Fresa y Menta

galleta-springerle-fresa-menta

En primer lugar dejamos reposar el carbonato de amonio en la leche para neutralizar su fuerte olor. Batimos a velocidad baja los huevos con la sal, bajamos la velocidad al mínimo y vamos incorporando el azúcar y la mantequilla, batimos hasta que tengamos una mezcla homogénea. Agregamos el carbonato de amonio con la leche y las esencias que hayamos elegido. Finalmente incorporamos la harina y la Maizena y mezclamos hasta que la masa se despegue de las paredes del bol, si las queremos de colores es el momento de teñir la masa. Hay un truco, si quieres colores puros es mejor teñir la masa con colorante blanco primero. Dejamos reposar la masa en el frigorífico durante media hora. Pasado este tiempo, preparamos nuestra masa de trabajo, espolvoreando un poco de harina sobre la misma, y extendemos la masa con un rodillo, la dejamos con 1 cm de grosor. Empolvamos el molde con harina cada vez que queramos hacer una galleta, con la ayuda de un cortador del mismo tamaño las cortamos. Las vamos colocando con cuidado sobre una bandeja cubierta con papel de hornear y las dejamos reposar durante 24 horas, las galletas han de crear una costra. Pasadas 24 horas las llevamos al horno durante 15 minutos a unos 130º, con cuidado de que no se quemen, las sacamos del horno y las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Las galletas pueden aguantar hasta 6 meses dentro de una caja de metal, las debemos comer pasadas 4 semanas después de hornear, ya que en este tiempo desarrollan todo su sabor.