Bizcochos

Éclairs y mi pasión por la pastelería francesa

éclairs

Me encanta Francia y su gastronomía, especialmente la pastelería, tan fina, tan delicada, ¿tenéis la misma pasión que yo? Durante mi último viaje a París me quedé enamorada de varias confiterías, bueno de muchas, o de casi todas, jajaja. Es difícil no deleitarse, aunque sea sólo con la vista, con esas torres de macarrons, con esos éclairs con mil rellenos diferentes, con esos hojaldres, esos croissants…Se me hace la boca agua, y es que soy una golosa empedernida, no lo puedo remediar, me apasiona lo dulce, verlo y catarlo claro…

Esta receta es un clásico de la pastelería francesa, surgen en el 1850  y recibe diversos nombres, pasta choux o petit choux por ejemplo, pero a mí me encanta la palabra “éclair, que significa relámpago. Algunos  historiadores gastronómicos apuntan a que fueron cocinados por primera vez por Marie-Antoine Carême, famoso repostero de la corona francesa.

Durante un tiempo estuvieron relegados por ser un producto que carecía de innovación, hasta que el pastelero Christophe Adam decidió especializarse en ellos y relanzarlos llenos de creatividad (y cremas deliciosas…). Hoy en día cuenta con su propia boutique, L´éclair de génie, y venden más de 80 variedades, venden entre 6.000 y 8.000 éclairs por semana, el más vendido es el de “caramel beurre salé” o caramelo salado, una combinación que me encanta.

Ahora que ya estaréis, como yo, con unas ganas tremendas de hacer y comer éclairs, vamos con la receta. Os apunto que el secreto de está en el horno y en la temperatura a la que los cocemos, muchos amigos me ha comentado que no consiguen que el éclair quede bien cocido por dentro. Al comienzo, cuando empezamos a trabajar con pasta choux, es difícil que nos salgan unos éclairs de pastelería, no os desaniméis, con práctica y paciencia os aseguro que lo conseguiréis.

Os aconsejo vivamente comprar un termómetro de horno. En muchas ocasiones la temperatura de nuestro horno no es la que marca el indicador del mismo, y podemos pensar que horneamos a 170º cuando la realidad es a 120º. El precio viene a rondar unos 8 euros y de verdad que es fantástico.

Éclairs

  • Raciones: 20-30
  • Hora: 60 mins
  • Dificultad: media
  • Imprimir

Ingredientes para los éclairs (os saldrán muchísimos si los hacéis en tamaño mini y se cuecen muy bien)

Masa choux

25 cl. de agua

80 gr. de mantequilla

150 gr. de harina

4 huevos

40 gr. de azúcar

5 gr. de sal

Para la crema pastelera

½ litro de leche

1 vaina de vainilla

40 gr. de fécula de maíz

4 yemas de huevo

Para el glaseado

300 gr. de azúcar glasé

Nata líquida

Chocolate negro para decorar

Elaboración de la receta de los mini éclairs

receta-mini-eclairs

Precalentamos el horno a 220º. Colocamos en un cazo el agua, la mantequilla, el azúcar y la sal, lo llevamos a ebullición. Antes de que empiece a hervir, retiramos el cazo del fuego y vertemos toda la harina de golpe, mezclamos con movimentos rápidos y con mucha fuerza hasta que la mezcla sea uniforme.

Dejamos que la masa se temple y con la ayuda del robot de cocina o batidora vamos añadiendo y mezclando los huevos de uno en uno, no os preocupéis si la masa parece que se corta, seguimos batiendo a velocidad alta. Colocamos la masa en una manga pastelera y sobre una bandeja de horno forrada con papel vegetal vamos haciendo “churritos”, dejando siempre unos centímetros de espacio pues aumentan muchísimo su volumen, se pueden pincelar con huevo para que tengan más brillo, a mí personalmente no me gusta hacerlo. Ahora viene la parte más difícil, los llevamos al horno y los dejamos hornear durante 25 minutos aproximadamente, pasado este tiempo bajamos la temperatura a 160 grados y horneamos durante 15 minutos más. Los dejamos enfriar por completo sobre una rejilla antes de rellenar.

Vamos con otro clásico, la crema pastelera. En un cazo colocamos la leche y la vaina de vainilla de la que habremos extraído las semillas, llevamos a ebullición, la idea es infusionar la leche para que la crema tenga un sabor potente a vainilla, reservamos. En otro bol colocamos el azúcar con la fécula de maíz, bañamos con un poquito de leche y mezclamos bien, vamos añadiendo las yemas de huevo y seguimos mezclando. Agregamos el resto de la leche y lo calentamos hasta que la mezcle engrose, tarda un poquito, unos diez minutos, siempre sin dejar de remover. La dejaremos enfriar para rellenar nuestros éclairs.

Mientras tanto preparamos el glaseado. Tamizamos bien el azúcar en un bol, vamos añadiendo nata líquida poco a poco hasta que obtengamos la consistencia deseada. Reservamos.

Con ayuda de una manga pastelera y de una boquilla para rellenos, hacemos un agujerito en cada éclair y los rellenamos al gusto. Después los glaseamos delicadamente y una vez el glaseado esté duro los decoramos con chocolate negro.

¿Os gusta la pastelería francesa tanto como a mí? ¿Cuál es vuestro postre francés preferido ¡Feliz Año Nuevo a todos!