Bizcochos

Bundt de Menta y un molde que me fascina

bizcocho de menta

Me encantan los bizcochos, podría decir que la mayor parte de los recuerdos de mi infancia están asociados a este postre, a ese olor maravilloso en la cocina de mi madre al hornear uno, me encantaba probar la masa antes de hornearla, recuerdo aún con emoción la magia de ver un magnífico bizcocho ya cocido, doradito…¿Qué puede haber más delicioso? Quizás exagero un poco, pero lo único que supera a un buen bizcocho es un Bundt de Menta, lo afirmo. ¿Y qué es un Bundt ? Pues no es más que un bizcocho de masa batida, súper jugoso, que se hornea en un molde llamado “bundt”, moldes que normalmente llevan un tubo central que hace que la masa quede perfectamente cocida.

De hace unos años a esta parte tengo verdadera pasión y obsesión por hacer bundts de todo tipo, tengo una colección espectacular de moldes de los que os hablaré en otro post. Éste en concreto que os traigo hoy está hecho con la propia receta de Nordic Ware, procuro no tirar ninguna y traducirlas, las guardo como un tesoro.

Hoy en día existen una gran variedad de moldes para hacer nuestros bundts, mi molde con forma de corona de pinos es sencillamente ideal, ¿no os parece? Y de la receta qué os puedo decir, que la tenéis que probar sí o sí, no es necesario que sea en un molde específico de bundt, aunque sí lo es, mucho mejor.

Bundt de menta

  • Raciones: 12-14
  • Hora: 130 mins
  • Dificultad: fácil
  • Imprimir

Ingredientes para el bundt menta  (Receta de Nordic Ware, he usado el molde Pine Forest Bundt Pan de 9 cups)

225 gr. de mantequilla

220 gr. de harina de todo uso

225 gr. de azúcar

4 huevos grandes

10 ml. de extracto de vainilla

2,5 gr. de sal

5 ml. de extracto de menta

Pasos de la receta de un Bundt de Menta

receta de bizcocho de menta

Precalentamos el horno a 175º. Mezclamos bien la mantequilla con el robot de cocina o batidora hasta que esté suave y esponjosa. Añadimos los huevos uno a uno, batiendo bien cada vez; añadimos la vainilla, el extracto de menta y la sal. Con la batidora a velocidad baja añadimos poco a poco la harina, batiendo justo hasta que esté todo integrado, no batimos en exceso. Horneamos durante una hora aproximadamente o hasta que el cake tester salga limpio (colocamos un papel de aluminio por encima del bundt si vemos que se dora en exceso), pasado este tiempo lo sacamos y dejamos enfriar dentro del molde durante diez minutos mínimo (¡si no lo hacéis se partirá!) y desmoldamos sobre una rejilla. Una vez frío espolvoreamos con azúcar glasé.